ACLARANDO UNA NOTICIA SOBRE EL ASESINATO DEL ECON. CALDERON APARECIDA EN DIARIO EXPRESO

Guayaquil 3 de Febrero del 2014.

 

 

SEÑOR Don

GALO MARTINEZ MERCHAN.

Director DIARIO EXPRESO

Ciudad.

 

 

Señor Director:

En el prestigioso diario de su dirección, el día domingo dos del presente mes y año, en “Memorias Porteñas”, aparece una crónica, MARTIR DE LA DEMOCRACIA, Econ. ABDON CALDERON MUÑOZ, escrita por el periodista JOSE LUIS ORTIZ, “ESPERANZA AHOGADA EN SANGRE” de excelente narración  y con contenidos sustanciales de la lucha de este Gran Espíritu, en su combate furibundo a las manifestaciones abusivas del desgobierno de la DICTADURA MILITAR.

En este artículo, existe un pequeño error, al afirmarse que al anochecer  del 29 de noviembre del 1979, dos ocupantes “cubierto el rostro” dispararon y luego huyeron. Cuando en realidad los dos sujetos no estaban encapuchados y quien disparo, fue Luis García Almeida, alias El Gordo LUCHO y conducía la moto el conocido como Plin Méndez, quienes, efectivamente, bajo ensordecedor ruido  y perplejos de su cobardía, huyeron después del crimen perpetrado.

Estos sujetos, ni en el vil asalto, ni en la planificación del crimen en las montañas de  CHANDUY,  ni en los cobros de los cheques que recibían de los funcionarios del gobierno de la Dictadura Militar, cambiados en una Agencia de la Cervecería en la Parroquia General VLLAMIL PLAYAS, ni en las visitas a la gallera de Guayaquil, usaron antifaz.  Por eso, en el día del  artero asalto, una pasajera de un auto de alquiler, conducido por un pariente de uno de los directores del partido, que pasaba en el instante del crimen por el Templo Masónico, identificó al conductor de la moto:  -Es PLYN MENDEZ, dijo.  El taxista dio la primera pista y, de inmediato, se inicio la investigación y el Partido FRA conminó al Ministro de Gobierno, General JARRIN CAHUEÑAS, para que acelere la investigación pero éste, con el mayor desparpajo, amenazo con enjuiciar por calumniadora la directora del FRA, CECILIA CALDERON DE  CASTRO y nos vimos obligados a investigar por nuestra cuenta y presentamos las pruebas que permitieron que se descubran los hechos y los actores.  Los victimarios, protegidos por los gobernantes, huyeron del país.  Pero, algunos fueron condenados luego de un proceso judicial.  El Gral. Jarrín Cahueñas, en su calidad de Ministro de Gobierno, fue encontrado culpable de la autoría intelectual del crimen, pero se consideró que el haber desempeñado la Cartera de Gobierno era un atenuante. Se cambiaron las leyes para que cumpla su condena en un cómodo cuartel.

ANTE LA PREGUNTA FINAL DEL PERIODISTA.

¿POR QUÉ ESTE EXECRABLE HECHO NUNCA  FUE JUZGADO COMO CRIMEN DE ESTADO?

Cuando el Fiscal del Pueblo fue asesinado, todos los dirigentes de los partidos políticos, gobernantes y ciudadanos del país, con lágrimas y lamentos y hasta con juramentos se comprometieron que se haría justicia. Este gobierno de la revolución ciudadana, de alguna manera, recogió algunas de sus luchas alfaristas. Sin embargo, han querido permanecer bastante alejados de la historia reciente y no han querido reconocer a hombres que, como Calderón, antes de los gobiernos de la llamada “partidocracia”, lucharon a brazo partido por la democracia ecuatoriana, por el uso equitativo y digno de los recursos económicos de la Patria para satisfacer las necesidades básicas y garantizar el ejercicio de los derechos de los ecuatorianos.   No les ha interesado realizar investigación alguna; ni siquiera en la llamada Ley de Reivindicación de Víctimas de Violación a los Derechos  Humanos se concretó parámetros para que haya equidad e igualdad de trato frente a pavorosos crímenes y violaciones a los derechos humanos, cometidos por gobiernos anteriores;   esta ley se limita a las víctimas habidas durante el gobierno del Ingeniero León Febres Cordero, dando a entender que la lucha de ABDON CALDERON MUÑOZ, GONZALO OLEAS ZAMBRANO, del OMOTO ARAUJO HIDALGO, del Dr. CARLOS PALACIOS SAENZ, Dr. ENRIQUE OCHOA MARCHAN, de los trabajadores de ASTRA, y otros, es suficientemente reconocida con un olvido piadoso.

 

Atentamente.

 

Abg. Luis Burgos Sotomayor.

CC:0903010502

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *