CON TILDE EN LA B

CON TILDE EN LA “B”

 

En la familia, cada vez que alguien pronuncia mal alguna palabra o tiene algún error de composición, en son de chanza y para que corrija, le decimos:  -ey! Con tilde en la “b”.-

Esto viene de un cuento de mi papi, cuando estábamos en Playas y nos acosaban vendedores de diversos potajes que llevaban a ofrecer a los bañistas.  El cuento iba así:

Había en Playas una mujer de raza negra, muy grande y hermosa, que se vestía con colores llamativos y salía a vender huevos duros.  Doña Marijuana no venía de Esmeraldas, venía del Chota, donde los negros tienen un peculiar cantadito al hablar y mucha cadencia, al igual que cuando bailan “la bomba” con una botella de trago sobre la cabeza.

Desde temprano la mujer salía con un canasto lleno de huevos duros y empezaba con su potente voz a ofrecer:  -Bueeeevosssss; buevooos; buuuevos; bueeeevos.-  Su grito empezaba suave, subía y bajaba.-

Otra mujer que ofrecía maduros lampreados, se la quedó viendo y, con unos ojos y una cara de desprecio y pocas pulgas, le dijo:  -Buevos, buevos, mírala,  ni hablar sabe, ni sabe cómo pronunciar, de dónde habrá salido esta negra!!

La otra, muy digna, se regresa con mucha prosa, mira a la de los maduros lampreados de arriba abajo y le dice:  Buevos sí, so pedazo de ignorante, y con tilde en la B.

La de los maduros se quedó pasmada y dudó si lo que pone la gallina era huevo o buevo.

 

One Reply to “CON TILDE EN LA B”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *