LA GOBERNABILIDAD DE LA DEMOCRACIA

LA GOBERNABILIDAD DE LA DEMOCRACIA

“La democracia es una inmensa experiencia humana. Está ligada a la búsqueda histórica de libertad, justicia y progreso material y espiritual. Por eso, es una experiencia permanentemente inconclusa.”

En el  informe sobre la Democracia en América Latina, presentado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, año 2001, se asevera que: “La democracia es una inmensa experiencia humana. Está ligada a la búsqueda histórica de libertad, justicia y progreso material y espiritual. Por eso, es una experiencia permanentemente inconclusa.”

A partir de esta aseveración, Uds. estarán de acuerdo conmigo que, nuestra democracia ecuatoriana, a la que percibimos en situación de riesgo, está en pleno proceso de formación y que por tanto, esta crisis deberá constituirse en un desafío para seguir buscando el ejercicio pleno de la libertad de todos y todas los ecuatorianos, la justicia y el progreso espiritual y material. Desafío para construir permanentemente una nueva y mejor democracia, al cual estamos llamados todos los ciudadanos y las ciudadanas ecuatorianos y no solamente quienes ocupan una función gubernamental.

Este desafío también lo enfrentaron en su momento, los grandes líderes que ha tenido nuestra nación, héroes como el General Eloy Alfaro, el Viejo Luchador que durante más de 30 años estuvo al frente de una revolución popular por libertad, justicia y progreso y que si bien durante su gobierno hizo cambios estructurales trascendentes por el bienestar del pueblo, su revolución está inconclusa y nos toca seguir haciéndola cada día.

Revisemos pues, en qué parte del proceso de la construcción de la democracia estamos y hacia dónde debemos impulsarla.

Nuestro querido país presenta actualmente una extraordinaria paradoja: por un lado, podemos afirmar que llevamos un poco más de tres décadas de gobiernos democráticos; pero, por el otro lado, podemos afirmar que enfrentamos una creciente crisis social, crisis institucional, crisis económica. Se mantienen profundas desigualdades, existen serios niveles de pobreza, el crecimiento económico no ha sido suficiente, ha aumentado el descontento de los ciudadanos a tal punto que se han generado consecuencias desestabilizadoras. El centro del problema es que nuestra democracia no tiene raíces profundas, arraigadas en la conciencia de los ciudadanos a tal punto que gran número de ecuatorianos estarían dispuestos a sacrificar un gobierno democrático en aras de lograr un progreso socioeconómico real.

Una de las definiciones más antiguas de la democracia, es la que ésta es el gobierno del pueblo, para el pueblo, con el pueblo. Gobierno del pueblo significa que las decisiones que nos afecten a todos, sean tomadas por todos. Esta primera afirmación nos pone de cara a una realidad: la democracia representativa, la que consiste en que cada cierto número de años vayamos a las urnas a depositar nuestro voto, ya no es suficiente porque no nos sentimos representados por aquellos que toman decisiones en nuestro nombre. Tenemos que ir hacia una democracia participativa y crear nuevos mecanismos de participación ciudadana. Esto significa el desafío de agrandar la política, de someter a debate y decisión colectiva las materias que afectan el destino colectivo, lo que implica más diversidad de opciones y más poder al Estado para que pueda cumplir los mandatos ciudadanos.

Para que esto se cumpla, no es suficiente con cambiar instituciones y leyes sino también que los ciudadanos y las ciudadanas sintamos la obligación de ejercer nuestros derechos políticos y organizarnos para velar por el ejercicio pleno de los derechos civiles, políticos, sociales, económicos, culturales, ambientales, como consumidores, etc. Esto significa comprender que la “política” no es sólo lo que hacen los “políticos”, sino lo que hacen los ciudadanos y ciudadanas y las organizaciones sociales cuando se ocupan de la cosa pública.

Significa contar con una prensa libre y comprometida con los fines de la democracia y no una prensa atada a intereses económicos y de grupos o una prensa inconsciente de su poder e influencia social y que sólo quiere tener réditos económicos en base a ser una prensa “ligth” y de escándalos.

Es decir, que hoy por hoy, gobierno del pueblo debería consistir en un estado de ciudadanos y ciudadanos plenos, ejerciendo derechos, participando en las decisiones que afectan a la colectividad, esto es, una democracia de ciudadanía, una democracia de protagonistas de la historia y no de meros espectadores.

Para que nuestra democracia no languidezca, necesitamos que se cumplan varios factores que hacen la gobernabilidad democrática: prensa libre y organismos de la sociedad civil que participen en debates de profundización de la democracia y sean abanderados en la lucha contra la corrupción y la mala administración de los gobiernos y las empresas por igual; una sólida protección de los derechos humanos a través de instituciones legislativas y judiciales y de espacios para el debate político, un poder judicial independiente y vigoroso, que no hayan grupos excluidos, mayoría de la población con sus necesidades básicas dignamente satisfechas, fuerza policial que garantice fronteras y calles seguras; un gobierno descentralizado para que la gente en cada cantón pueda participar activamente para asegurar educación de calidad para sus hijos, maestros capacitados, agua potable, servicios sanitarios, acceso a la salud preventivas y hospitales bien equipados, con personal preparado y sensible y con medicamentos apropiados, fortaleza en el sentimiento de identidad y pertenencia culturales, entre otras cosas.

Resumiendo, necesitamos profundizar un debate sobre la democratización de nuestra democracia para ir encontrando las soluciones adecuadas, partiendo de la premisa de que el pueblo no siente malestar CON la democracia pero que si hay una malestar EN la democracia. Un debate en el que hagamos uso de nuestra libertad para discutir lo que nos molesta y que algunos preferirían que se oculte, un debate para saber cuáles son nuestras urgencias, prioridades y para desentrañar el por qué teniendo uno de los países más ricos de América tenemos un pueblo tan pobre, por qué la riqueza se concentra en pocas manos y sostenemos las inequidades más grandes del planeta.

Reflexionemos pues, en este momento, sobre algunos aspectos:

1. La democracia no se reduce a los procesos electorales cada cierto tiempo, sino que requiere de eficiencia, transparencia y equidad en las instituciones públicas, así como de una cultura que acepte la legitimidad de la oposición política y reconozca y abogue por los derechos de todos.

El proceso de elecciones es fundamental y para fortalecer la democracia, debe reconocer el derecho universal al voto, garantizar la pureza del proceso, que no hayan barreras de entrada par nuevos actores a la competencia electoral., espacios políticos para mujeres y otros grupos generalmente excluidos, libertad e igualdad de oportunidades para promover las candidaturas, transparencia en el origen del gasto, límites en los niveles de gasto.

2. En un proceso democrático, los partidos políticos juegan un rol fundamental. En el Ecuador, los partidos políticos atraviesan una crisis severa pues se han divorciado o alejado de la gente. La gente desconfía de ellos, los ve como ajenos, los ve que no encarnan un proyecto de futuro compartido. Más aún, yo me atrevo a decir que no hay partidos políticos sino empresas electorales. Los partidos políticos deberían ser puentes de conexión de los ciudadanos y representar sus esperanzas y posiciones frente a los diferentes temas de interés nacional. Su misión es tripartita: organización popular, capacitación de líderes para la democracia y el desarrollo, estudio y propuestas de solución a los diferentes problemas de la sociedad. Lamentablemente, esto no lo han hecho.

3. La democracia implica independencia de las instituciones del poder político y un debido control de las mismas. Aquí un punto para trabajar, hay interferencia de la Asamblea Nacional en la función judicial, en los gobiernos autónomos descentralizados y en instancias del ejecutivo;  Hay interferencia del Ejecutivo en todos los otros poderes. Necesitamos independencia de la administración de justicia, profesionalización y capacitación de sus miembros; Corte Constitucional  comprometida con la defensa de los derechos humanos y las garantía constitucionales. Se necesita también organismos de control fuertes, especializados y sin interferencia de los otros poderes: me refiero a Contraloría, Fiscalía, Defensoría del pueblo, Superintendecias de Banco, Telecomunicaciones, Compañía, Control de Mercado, Economía Popular y Soslidaria, Comunicaciones.  Para garantizar la eficiencia, además de capacitación, es necesario que todas las instancias del poder cuenten con recursos suficientes.

4. No debe haber gravitación política de la Fuerzas Armadas, cosa que se ha logrado en buena parte. Sin embargo, como rezago del pasado, muchos grupos políticos buscan atraerlos al campo que no es el suyo. Las Fuerzas Armadas cumplen un papel muy importante en garantizar la soberanía, soberanía que implica mucho más que vigilar las fronteras.  Hoy se debate en América Latina y en el mundo sobre soberanía alimentaria, soberanía cutural, soberanía energética, entre otras.

5. La democracia supone una idea del ser humano y de la construcción de la ciudadanía integral. Esta idea del ser humano se basa en la igualdad y en la equidad, de todos y todas, sin diferencias por color, raza, sexo. En el Ecuador todavía menospreciamos a ciertos grupos de quienes nos sorprende que reclamen derechos. La ciudadanía integral es la posibilidad de ejercer derechos de primera generación de segunda y de tercera, en igualdad de condiciones.

6. Cumplimiento de los derechos civiles. A este respecto, nuestro país es campeón en suscribir todo acuerdo y convenio internacional y de desarrollar las leyes secundarias para su aplicación en los ámbitos de los derechos civiles. Sin embargo, los avances normativos no garantizan la no discriminación de las mujeres, la no contaminación del ambiente, el respeto a los derechos del consumidor, el respecto a las normas de protección integral de los derechos de los niños, la inclusión de los discapacitados, el respeto a los ancianos, protección social para los trabajadores.

7. Derechos sociales: pobreza y desigualdad. Entre las debilidades más profundas que soporta nuestra democracia, están la pobreza y la desigualdad, que no permiten que los individuos se expresen como ciudadanos con plenos derechos y de manera igualitaria en el ámbito público. Más de la mitad de la población vive en situación de pobreza. El desarrollo de la democracia depende que se amplíe de manera decidida la ciudadanía social. Esto implica, una economía para la democracia. Una economía que no resuelve los problemas de la gente, no sirve. El sistema económico no puede ser el libre mercado, es indispensable la acción del estado para organizar los mercados, garantizar los contratos, facilitar la competencia, establecer las pautas de redistribución del ingreso.

Para concluir, voy a citar a Dante Caputo, quien dirigió el informe para las NN UU sobre la democracia en América Latina:

La democracia no es una construcción idílica. Requiere mujeres y hombres dispuestos a luchar en ese turbulento territorio donde se desenvuelven los intereses y las pasiones, las luchas reales, que son las luchas del poder.

La democracia se hace con la política, la única actividad que puede reunir la dura y maravillosa tarea de lidiar con la condición humana para construir una sociedad más digna.

La política consiste en una dura y prolongada penetración a través de tenaces resistencias, para lo que se requiere, al mismo tiempo, pasión y mesura. Es completamente cierto, y así lo prueba la historia, que en este mundo no se consigue nunca lo posible si no se intenta lo imposible una y otra vez. Sólo quien está seguro de no quebrarse cuando, desde su punto de vista, el mundo se muestra demasiado estúpido o demasiado abyecto para lo que él le ofrece; sólo quien frente a todo esto es capaz de responder con un “sin embargo”, sólo un hombre construido de esta forma tiene “vocación para la política.”

2 Replies to “LA GOBERNABILIDAD DE LA DEMOCRACIA”

  1. QUERIDA CECILIA

    COMO SABES , A VECES SOY DE POCAS PALABRAS. ESTOY DE ACUERDO CONTIGO EN CASI TODO, Y EN LA NECESIDAD DE PROFUNDIZAR EL CONOCIMIENTO DE LO QUE ES DEMOCRACIA.

    EN NUESTRO PAIS, COMO EN MUCHOS OTROS, HAY UN SERIO DESCONOCIMIENTO CONCEPTUAL DE LAS COSAS Y SITUACIONES, POR EJEMPLO EL VITAL CONCEPTO DE LO QUE ES PUEBLO, ESE VOCABLO CON EL QUE SE MANIPULA A LA GENTE. SE DEBE EN TERMINOS CIVICOS EXPLICAR QUE PUEBLO SOMOS TODOS, COMO TU BIEN LO DICES,LOS DE ARRIVA, LOS DE ABAJO, LOS DE ENMEDIO Y HASTA LOS DEL SUBSUELO COMO EXISTEN CLASIFICACIONES A LA VISTA DE TODOS, SE DICE BARRIOS MARGINALES EN VEZ DE POPULARES, HAY QUE ENTRAR CON CAMPANAS QUE VALOREN EL SIGNIFICADO , PUESTO QUE LA MAYORIA LLAMA PUEBLO A LA CLASE POBRE, A LOS MARGINADOS DE CUALQUIER SERVICIO SOCIAL SIN REPARAR QUE LA GRAN MAYORIA DE RICOS COMERCIANTES POR EJ, CORRESPONDEN EN SUS INICIOS A ESA CLASE POBRE QUE SE SIENTE MARGINADA, SON PERSONAS QUE PASANDO ESOS COMPLEJOS ENCONTRARON EN EL TRABAJO HONRADO Y DISCIPLINADO LA FORMA DE ELEVAR SU NIVEL DE VIDA.
    OTRO CONCEPTO TRASTOCADO ES EL DE IGUALDAD, SI VAS A LA ESCUELA TE ENSENAN QUE NADIE ES IGUAL A NADIE POR GENETICA, Y SALES AL MUNDO POLITICO QUE POR AHORRAR EXPLICACIONES O PALABRAS , , DICEN RAPIDAMENTE TODOS SOMOS IGUALES, LO CUAL NO ES CIERTO EN NINGUN CASO. LO QUE SE DEBE DECIR ES TODOS DEBEMOS TENER IGUALDAD DE OPORTUNIDADES. ESO ES OTRA SITUACION.
    OPORTUNIDADES QUE UNOS LAS TOMAN Y APROVECHAN Y OTROS NO, HACIENDO LA SOCIEDAD COMO ES ACTUALMENTE. Y EN MUCHOS CASOS LOS LLAMADOS POBRES TIENEN MUCHAS MAS OPORTUNIDADES Y VENTAJAS QUE PERSONAS DE LO QUE LLAMAMOS CLASE MEDIA BAJA,
    EN NUESTRO PAIS, GRACIAS A DIOS, HAY POSIBILIDADES VERDADERAS DE OBTENER ESA DEMOCRACIA Y SU DESARROLLO, EXPLICANDO EN FORMA DIDACTICA Y CONTINUA SOBRE ESTOS CONCEPTOS BASICOS RECOMENDANDO A LOS POLITICOS DE MODA NO USEN ESTOS VOCABLOS EN FORMA PEYORATIVA Y BAJO CONCEPTOS DE UNA SEUDO IZQUIERDA PARA MANTENER SICOLOGICAMENTE A LA SOCIEDAD BAJO SU MANIPULACION QUE VA DE LO VERBAL A LO REAL ECONOMICO Y DE APERTURA DE NUEVOS .HORIZONTES
    SOLO ASI OBTENDREMOS UN PAIS EN ORDEN , NO DESCONCEPTUALIZADO QUE SEGURO DE SI MISMO, CON ORGULLO CIVICO , SEA EL MOTOR DEL DESARROLLO NACIONAL. GLORIA PAZ
    NOTA. ESCRIBO DESDE UNA LAPTO GRINGA, SIN TILDES Y OTROS SIGNOS, DISCULPAS GENERALES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *