TESTAMENTO DE AÑO VIEJO

TESTAMENTO DE AÑO VIEJO

Año Viejo. Año Nuevo
El tiempo no es una realidad
Lo mismo de hoy ya fue ayer
Y será mañana, sin tardar.

Sin embargo este espejismo
De ver la vida pasar
Nos permite renovarnos
Mejores días anhelar

Con el año que se acaba
Revienen nuevas nostalgias
Se encienden las ilusiones, Nos asombra la esperanza

¡Hay que quemar el cansancio¡
Igual la melancolía
Dejar atrás la tristeza.
Lo malo de noche y día

Que revienten los pesares
Que truenen los egoísmos,
Que sólo en humo y cenizas
Se mantengan nuestros males.

Las luces y los sonidos
Se convierten en promesas
En románticos suspiros
De toda naturaleza

Promesas de ser mejores,
de aceptar lo que nos dan
de amar al otro tal cual
De aprovechar lo vital

Suspiros de inalcanzables
Que hay que dejar volar
Demos gracias a la vida
Por lo tanto que nos da.

Sin embargo el Año Viejo
Moralejas quiere dar
Para no volver a errar
En este mundo travieso

Para ello, un testamento
Ha querido redactar
Dejando dones y regalos
Pa que los sepan usar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *