( ! ) Warning: call_user_func_array() expects parameter 1 to be a valid callback, function 'wp_maybe_load_embeds' not found or invalid function name in /home/ceciliacalderon.com/blog.ceciliacalderon.com/wp-includes/class-wp-hook.php on line 303
Call Stack
#TimeMemoryFunctionLocation
10.0006360328{main}( ).../index.php:0
20.0586450000require( '/home/ceciliacalderon.com/blog.ceciliacalderon.com/wp-blog-header.php' ).../index.php:353
30.0589450480require_once( '/home/ceciliacalderon.com/blog.ceciliacalderon.com/wp-load.php' ).../wp-blog-header.php:13
40.0590450896require_once( '/home/ceciliacalderon.com/blog.ceciliacalderon.com/wp-config.php' ).../wp-load.php:50
50.0607452584require_once( '/home/ceciliacalderon.com/blog.ceciliacalderon.com/wp-settings.php' ).../wp-config.php:416
60.69434030912do_action( ).../wp-settings.php:776
70.69444031288WP_Hook->do_action( ).../plugin.php:470
80.69444031288WP_Hook->apply_filters( ).../class-wp-hook.php:327
MALTRATO DE SERVIDORES PÚBLICOS – Cecilia Calderón
( ! ) Warning: call_user_func_array() expects parameter 1 to be a valid callback, function 'wp_oembed_add_discovery_links' not found or invalid function name in /home/ceciliacalderon.com/blog.ceciliacalderon.com/wp-includes/class-wp-hook.php on line 303
Call Stack
#TimeMemoryFunctionLocation
10.0006360328{main}( ).../index.php:0
20.0586450000require( '/home/ceciliacalderon.com/blog.ceciliacalderon.com/wp-blog-header.php' ).../index.php:353
30.948710180480require_once( '/home/ceciliacalderon.com/blog.ceciliacalderon.com/wp-includes/template-loader.php' ).../wp-blog-header.php:19
40.952910183144include( '/home/ceciliacalderon.com/blog.ceciliacalderon.com/wp-content/themes/mesmerize/single.php' ).../template-loader.php:106
50.952910183144mesmerize_get_header( ).../single.php:1
60.953110183896get_header( ).../templates-functions.php:141
70.953110184272locate_template( ).../general-template.php:48
80.953110184400load_template( ).../template.php:716
90.953310184976require_once( '/home/ceciliacalderon.com/blog.ceciliacalderon.com/wp-content/themes/mesmerize/header.php' ).../template.php:770
100.954110194240wp_head( ).../header.php:8
110.954110194240do_action( ).../general-template.php:3015
120.954110194616WP_Hook->do_action( ).../plugin.php:470
130.954110194616WP_Hook->apply_filters( ).../class-wp-hook.php:327

( ! ) Warning: call_user_func_array() expects parameter 1 to be a valid callback, function 'wp_oembed_add_host_js' not found or invalid function name in /home/ceciliacalderon.com/blog.ceciliacalderon.com/wp-includes/class-wp-hook.php on line 303
Call Stack
#TimeMemoryFunctionLocation
10.0006360328{main}( ).../index.php:0
20.0586450000require( '/home/ceciliacalderon.com/blog.ceciliacalderon.com/wp-blog-header.php' ).../index.php:353
30.948710180480require_once( '/home/ceciliacalderon.com/blog.ceciliacalderon.com/wp-includes/template-loader.php' ).../wp-blog-header.php:19
40.952910183144include( '/home/ceciliacalderon.com/blog.ceciliacalderon.com/wp-content/themes/mesmerize/single.php' ).../template-loader.php:106
50.952910183144mesmerize_get_header( ).../single.php:1
60.953110183896get_header( ).../templates-functions.php:141
70.953110184272locate_template( ).../general-template.php:48
80.953110184400load_template( ).../template.php:716
90.953310184976require_once( '/home/ceciliacalderon.com/blog.ceciliacalderon.com/wp-content/themes/mesmerize/header.php' ).../template.php:770
100.954110194240wp_head( ).../header.php:8
110.954110194240do_action( ).../general-template.php:3015
120.954110194616WP_Hook->do_action( ).../plugin.php:470
130.954110194616WP_Hook->apply_filters( ).../class-wp-hook.php:327

MALTRATO DE SERVIDORES PÚBLICOS

MALTRATO DE SERVIDORES PÚBLICOS

MALTRATO DE SERVIDORES PÚBLICOS

Los ecuatorianos nos entusiasmamos cuando escuchamos al señor Presidente decir que quienes están al frente de las instituciones públicas, son ciudadanos con “mentes lúcidas, corazones ardientes, manos limpias.” Nos entusiasmamos cuando escuchamos sus directrices de políticas públicas que corresponden al Plan del Buen Vivir.- Pero, cuando una acude a hacer uso de los servicios públicos, se lleva una decepción tremenda de encontrar “servidores” que hacen gala del “poder” para maltratar a los ciudadanos.

Acompañé a hacerse atender por primera vez a un Subcentro de Salud, a una persona de la tercera edad, viuda, costurera de toda la vida a quien la vejez ha transformado sus manos  con artrosis y sus ojos con glaucoma; su trabajo independiente siempre sustentó sus necesidades y su marido tampoco fue afiliado al IESS. En consecuencia, esta persona sufre una situación de penuria económica grave y, como ciudadana ecuatoriana, al garantizarle la Constitución el  derecho a la salud, puede acudir a un Subcentro de Salud y merece ser atendida prioritariamente.

Llegamos al Subcentro a las 12h30 y nos indicaron que “el joven” que registraba a quienes iban por primera vez, estaba almorzando. Que regresemos más tarde.- Regresamos a las 14h30 y el tal joven no apareció, sino la misma señora agria que habíamos visto en la ventanilla. Se le explicó el motivo de la presencia y de plano dijo en tono de reprimenda: -No, vengan mañana, se registran cuando tengan todos los requerimientos listos. Se le preguntó, cuáles eran esos requerimientos y por qué no nos advirtió en la mañana. De mala manera contestó que se necesitaba presentar la cédula de ciudadanía y  una planilla de algún servicio básico; se le mostró los documentos que pedía, pues los habíamos llevado.  Los miro, nos los devolvió y dijo: -Pero necesito copia, no originales.  Con paciencia dijimos, -Pues bien, vamos al frente y le sacamos copia.- ¡No!, gritó exasperada, vengan mañana, porque los doctores se han ido a una junta y a una reunión en el distrito y si no las pueden atender, entonces tampoco se registran.   Con paciencia, se preguntó a qué hora estarían los médicos en la mañana, -a las ocho, contestó.   Nos íbamos tristes y absortas de un maltrato que rayaba en la humillación.   Varios funcionarios del Subcentro se dieron cuenta de la situación y  uno de ellos –que me había reconocido-  llamó la atención de la empleada quien medio asustada nos fue a alcanzar a la salida y nos dijo con una sonrisa forzada,  -Bueno señoras, si las voy a atender,  más aún si son de la tercera edad, pues no pueden estar yendo y viniendo. Saquen las copias y las espero.

Por arte de magia, esta señora se convirtió en una persona dulce y amable que se tomó media hora para llenar tres formularios, un carnet y una carpeta en los que escribía los mismos datos: nombre, apellido, dirección, teléfono.  Mientras escribía, ella mismo se quejaba: tanto papelerío! Yo pensaba, el señor Presidente ha dicho que deben evitar el uso de papeles pues Ecuador tiene un compromiso con los derechos de la Naturaleza.  Me preguntaba, si sería posible que  la tecnología llegue también a  los centros y subcentros de Salud –que tienen computadora- abran un archivo y la ficha médica con los datos de filiación e historia clínica y así evitar el gasto inútil de papel, tiempo, paciencia.- Ya después con la ficha médica, pasamos a la enfermería donde volvieron llenar otro formulario con los mismos datos y aumentaron los de peso, talla, presión. Y luego, ¿Oh sorpresa! Nos atendió un médico. La señora nos había mentido! Si, si había un médico para atender a los usuarios! El médico fue muy amable, auscultó a la paciente, preguntó, mandó a hacer exámenes completos al Centro de Salud y recetó cinco fármacos, cuatro de los cuales no había.

Por mucho esfuerzo que haga el Presidente, nuestro país tendrá la percepción de que nada cambia, mientras no haya una conciencia de servicio en todos los empleados públicos. Queremos funcionarios y empleados de mente lúcida, manos limpias y corazones ardientes, sobre todo corazones ardientes porque cuando hay pasión por la Patria, pasión por servir al prójimo, lo demás se da por añadidura.

 

Guayaquil, 6 de Marzo de 2015.- Publicado en Universo de New York

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *