HASTA CUANDO SAN JUAN AGACHE EL DEDO

HASTA CUANDO SAN JUAN AGACHE EL DEDO

Esta expresión, que es herencia española, es conocida por estas tierras desde tiempos inmemoriales y es parte de los dichos populares de nuestros mayores. Simple y llanamente quiere decir NUNCA.  Claro que en las Españas no dicen “agache” sino “baje”, como tampoco dicen “agüaite” pues allá dicen “mire”.

Así, podemos oír expresiones como: “la corrupción terminará hasta que San Juan agache el dedo”, que equivale a decir que esto nunca sucederá.

Cuando mi abuelita se quejaba que no le arreglaban el gallinero, decía: – Este gallinero me lo van a arreglar cuando San Juan agache el dedo!!!  ¡Qué vaina!

O cuando las comadres del barrio se lamentaban de una lenta e indolente administración pública: – Creo que este parque lo van a construir cuando San Juan agache el dedo, decían.

  • ¿Cuándo será el día que los chicos obedezcan y hagan sus deberes apenas llegan del colegio? Se preguntaba mi mamá. Todos en coro contestábamos en son de risa y chanza: -Cuando San Juan agache el dedo, esquivando un bien ganado cocotazo.

Pero, ¿de dónde nace este decir? San Juan Bautista, fue el último de los profetas que anunciaron la venida de Cristo y el primero de los testigos de su llegada.

Su particularidad consiste en que, mientras los demás profetas habían anunciado a Cristo desde lejos, Juan Bautista lo señaló con el dedo: “He aquí el Cordero de Dios”. Por eso, desde siempre, el dedo de San Juan Bautista adquirió una especial relevancia.

Los artistas, que a través del tiempo han creado la imagen de este santo, en esculturas o pinturas, siempre lo han representado con el dedo índice levantado. A veces apuntando hacia arriba, otras, apuntando a un cordero que lo acompaña. El pueblo, a fuerza de ver la imagen del santo siempre con el dedo levantado, ha concedido que esto jamás cambiará.

Hasta en un Villancico se refieren al primito de Jesús  “Este niñito tiene, el dedito alzado y me está diciendo, que venga a su lado”

De modo que, “hasta que San Juan baje el dedo”, se ha convertido en sinónimo de “nunca”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *