Categoría: HISTORIAS RURALES

RATONES

En la hacienda, a mi tío Bolívar, un joven pocos años mayor a sus sobrinos, le decían San Martín de Porres.  Cuando vi una estampa de San Martín, no entendí para nada el apodo pues mi tío era blanco y colorado. Pregunté a doña Felicia que todo lo sabía, se sonrió y dijo, -¿Es que…
Leer más

CUCARACHITA MANDINGA

Cucarachita mandinga.- Como contaban las cosas las abuelas, resulta que Ratón Pérez era un Don Juan, unas veces se casaba con la  Hormiguita y otras, con la Cucarachita Mandinga.- ¡Qué bandido este ratón tan feo! Conquistaba a dos señoritas tan diferentes pero que tenían en común que nadie quería verlas cerca de la casa. Pero,…
Leer más

HORMIGUITA Y RATÓN PÉREZ

HORMIGUITA Y RATÓN Recuerdo aún a mi abuelita, sentada en la hamaca, con los tres nietos encima, cantando despacio: “La hormiguita y ratón Pérez se casaron una vez, ella buena y agenciosa y él un gran trabajador. Roe, roe, que te roe, la hormiguita y el ratón.….” No recuerdo más pues no volví a escuchar…
Leer más

CUIDADO CON EL ALACRÁN

“El alacrán, cran, cran; el alacrán, crán, cran. Ay!, te va a picar¡   El alacrán, cran, cran; el alacrán, crán, cran. Ay, te va a picar!   Mata el alacrán abuelita, mátalo con una escopeta,   y si no revienta el cartucho, pégale con una chancleta.”    Así cantaba Josefa, nuestra niñera mientras planchaba…
Leer más

GAVILÁN DE PECHO

  ¡Gavilán de pecho¡  gritó don Jaime un día que andábamos por una carretera de Los Ríos, con campos maíz, de plátano, de yuca, de lado y lado.-   No sabía de lo que se trataba, me asusté porque creí que le daba un infarto! Pero no, el entusiasmo era porque había visto una pequeña ave…
Leer más

ZORRO ZORRITO

  Cuando íbamos a saludar a mi abuelita después de jugar hasta el cansancio en la huerta y en el tendal, ella nos abrazaba con gran ternura y nos decía, mis zorritos lindos, mis zorritos bellos, mis preciosos.- Esos abrazos y besos se sentían tan bien!!   Pero, ¿Por qué sería que nos decía zorritos?   Le…
Leer más

CURIQUINGUE

¡Alza la pata, curiguingue!  ¡Alza la pata, curiquingue!  Así cantaba la tía Carmita, cuando ayudaba a las niñas pequeñas de la familia a ponerse el pantalón, después del baño de la tarde.  Esto era en Cuenca, donde las primas menores de mi mamá, habían ido a estudiar la secundaria, internas en un colegio de monjas.…
Leer más

SAPOS, AMOR Y SAPADAS

El sapo es un personaje en el campo, a quien se aprecia mucho.  Tiene unos ojos inmensos y saltones, parece que está siempre mirando y atento a lo que pasa y, sobretodo, para abrir su bocaza y sacar rapidísimo, como un rayo, una lengua larga con la que envuelve moscas, mosquitos y otros animalitos que…
Leer más

CUCHUCHO DEL AMOR

En casa de mi abuelita – enorme y con un patio inmenso, un jardín, una huerta con toda clase de árboles frutales, un gallinero, un pozo de agua, varias jaulas – conocí cuchuchos, cuzumbos, guatusas, pequeños felinos y muchas aves. Me gustaba mucho el cuchucho, por feo y huidizo.  Estaba allí, porque algún peón lo…
Leer más

CUANDO CANTA LA VALDIVIA

  A lo lejos, se oye un cantar, medio fúnebre.  Quienes lo oyen se ponen preocupados y se preguntan entre sí, ¿A quién le tocará? ¿Alguien está enfermo? El temor se apodera de todos, se ha perturbado la paz de los campos y un frío helado recorre la espalda de hombres rudos y valientes.  Sabe…
Leer más