GUAYAQUIL: ¿QUIÉNES SOMOS?

GUAYAQUIL DESTINO TURÍSTICO  Quiénes somos

 

Es una gran idea trabajar para que Guayaquil sea un destino turístico con el fin de promover diversas actividades sociales, culturales, económicas que afiancen el desarrollo de la ciudad y de su gente.

Los turistas, cuando van a otra ciudad que no es la suya, quieren conocer y vivir algo diferente.  ¿Qué cosa de Guayaquil les atrae a los turistas?

Esta pregunta implica primero que los guayaquileños sepamos quiénes somos, qué tenemos, dónde estamos.

Somos un pueblo heterogéneo, crisol de la ecuatorianidad, que ha recibido migraciones de todas las provincias de la Costa, la Sierra y el Oriente; y de muchas otras naciones: España, Portugal, Italia, Líbano, China, Chile, Colombia, Perú, Venezuela.  Aquí los migrantes han encontrado su casa, han encontrado oportunidades, porque la migración promueve la solidaridad

Somos la “ciudad del río grande y del Estero donde el sol es un sol domiciliado.”  Desde tiempos inmemoriables que se pierden en la prehistoria, la gente que pobló este hermoso paraje de la naturaleza, interecactuó con el río y con el mar,para sus actividades sociales, económicas, políticas, culturales.  El río y el Estero han sido parte de nuestro desarrollo económico.  Nuestro sol nos condiciona en nuestro modo de ser, de actuar y de crear.

Somos la ciudad rodeada de manglares, donde empieza la Cordillera de Chongón Colonche con su hábitat que es el de bosque tropical seco.

Somos la ciudad del cacao, de la caña guadúa, del pechiche, la ciruela, las grosellas, el mango, las iguanas, los loros, los monos; del guayacán, el huasango, el bototillo, las acacias, el laurel, el colorado.

Somos la ciudad del maduro asado, la carne en palito, el sánduche de chancho, el jugo de coco, el jugo de naranja,  los helados de cubo, de tripamishqui, mote con cuero.

Somos ciudad de leyendas hermosas, como la de Guayas y Quil, el Hada del Cerro Santa Ana, Fraile Benito, la viuda del tamarindo, la dama tapada, etc.

Somos ciudad de artesanos y comerciantes, con ideas creativas y grandes experticias.

Somos una ciudad de gente alegre, de kermesses, verbenas y serenos, de bailes populares y de coros.

Somos una ciudad que guarda un rico patrimonio cultural, en su arquitectura, su música, sus pinturas, sus bailes.

Somos, en consecuencia, una ciudad de una inmensa riqueza natural, cultural, social.  Por tanto, somos una ciudad de oportunidades. 

Cuando nos reconozcamos como lo que somos, cuando amemos lo que somos y lo que tenemos, cuando defendamos lo que somos y lo que es nuestra responsabilidad cuidar, entonces vendrán los turistas a conocernos y a compartir con nosotros nuestra historia, nuestra cultura, nuestra gastronomía, nuestras experticias.

Guayaquil tiene que mostrar su diversidad cultural en cada barrio.

Guayaquil tiene que reinventarse cada día para poder ofrecer alternativas distintas a los turistas tanto nacionales como extranjeros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *