LINCHAMIENTO EN POSORJA

No hay duda en afirmar que el linchamiento de personas no tiene justificación en un Estado de derechos y de justicia.

Este acontecimiento doloroso que nos estremece, pone en evidencia que hay una sociedad enferma, que ha sido llevada a la violencia, que está acosada por la droga, que está frustrada y enrejada en necesidades insatisfechas, en miedos, en derechos que sólo existen escritos en la Constitución y en las leyes pero que no se puede ejercerlos.

¡Cómo no habrá frustración si todos los días la prensa nacional y las redes sociales publican denuncias y denuncias de robos, atracos, asociación ilícita para delinquir, sobornos, sobreprecios, incumplimientos, latrocinios, coimas, sobornos, engaños, timos, denuncias que emanan de representantes del pueblo que ejercen altas funciones del Estado!!!  Lo menos que podríamos esperar, como ciudadanos, como pueblo, es que se sancione a los causantes de tanta ignominia que afecta a la comunidad pero, estas denuncias que nos sobrecogen y escandalizan, sólo se quedan en palabras y no en acciones que lleven a la sanción, a la reparación.

!La sociedad percibe una justicia enferma, ineficiente, incapaz!  ¡Cómo no hacerlo si  se deja al país sin Corte Constitucional, entorpeciendo todo el engranaje de acceso a la justicia, si los miembros del Consejo de la Judicatura se pelean entre ellos y son sancionados por el CONSEJO DE PARTICIPACIÓN CIUDADANA Y CONTROL SOCIAL con la prohibición de evaluar a la Corte Nacional (a pesar que es una atribución que les da la Constitución), si desde las altas esferas se afirma que los jueces y fiscales son manipulables y responden a consignas.  Si la Policía acusa a los fiscales y jueces de liberar a los delincuentes que ellos detienen, si a diario se destituye a algún policía por corrupción.!

La gente percibe que nos está pasando aquello que aprendimos en la niñez para entender el retruécano: “En el tiempo de las bárbaras naciones, colgaban de las cruces los ladrones.  Mas ahora, en el Tiempo de las Luces, del pecho del ladrón cuelgan las cruces.”  Cuidado entonces, señores encargados de la Función Judicial, a rectificar!!  Más acciones y menos palabras.  Se percibe que no se avanza porque hay intereses particulares ajenos al bien común, que andan rondando tras de Uds. y pretenden enredarlos.

Otra cosa que se ha puesto en evidencia es la falta de capacitación de la Policía, que no estuvo preparada para reaccionar frente a los hechos violentos!  Otra institución que deja mucho que desear, que no responde a la confianza ciudadana, que no se la percibe como amigos de las personas ni de los que son víctimas de delitos.

Como conclusión, hay que ir al rescate de esta sociedad enferma, que necesita volver a creer.  Necesitamos políticas públicas para ayudar a las familias a que cumplan su rol como célula básica y fundamental del estado, para impulsar valores cívicos, para proteger a nuestra niñez y formarla en valores familiares.

La Biblia dice en Romanos 12:19: “No os venguéis  vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios, porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré.”

 

One Reply to “LINCHAMIENTO EN POSORJA”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *